Categorías de productos

Novedades / Promociones

Enlaces de interés

La Flora Intestinal

En el intestino delgado e intestino
grueso viven más de 100 millones de
bacterias pertenecientes a 400 especias 
distintas. La mayoría se encuentran
alojadas en las paredes del colon formando
un ecosistema que se conoce
como flora intestinal o microbiota.

 

 

 

La flora intestinal, un ecocisitema que depende de nosotros.

Nacemos sin flora intestinal pero comenzamos a adquirirla tan pronto empieza la lactancia y se va desarrollando hasta los 2-3 años, edad en la que tenemos una flora intestinal prácticamente definitiva. Las bacterias que habitan en nuestro tracto gastrointestinal constituyen un verdadero ecosistema que va variando en cada tramo del intestino, tanto en número como en la composición de las especies bacterianas.

Hay dos tipos de flora intestinal: la flora residente o autóctona y la pasajera o transitoria. La primera se adhiere a las células epiteliales de la mucosa y se caracteriza por estar compuesta por  microorganismos fijos, que se renuevan constantemente y con rapidez, que están bien adaptados al medio, siendo resistentes, estables e inocuos, lo que permite evitar agresiones. La flora pasajera no se fija al epitelio ni se establece en el intestino y está formada por los microorganismos no patógenos procedentes de la porción superior del tubo digestivo, los alimentos y el medio ambiente. La flora intestinal puede verse alterada por la flora patógena, sobretodo tras la toma de antibióticos.

¿Cuáles son las funciones de la flora intestinal?

Entre las múltiples funciones de la flora intestinal está la producción de ácidos grasos volátiles y la reabsorción de metabolitos bacterianos. Los ácidos grasos volátiles, como el butírico, son los nutrientes esenciales de los enterocitos y entre sus acciones está la estimulación de la mitosis epitelial, el aumento de la absorción cólica de agua y sodio, y la modulación de la motilidad. Así pues, la producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC) juega un papel muy importante en la nutrición de las células epiteliales del colon. Los AGCC se derivan de la fermentación de los carbohidratos y polisacáridos ingeridos en la dieta.

Los agentes patógenos pueden producir una reacción con el intestino alterando la mucosa intestinal y el sistema inmunitario. La ruptura del equilibrio en el ecosistema intestinal puede ser debido a:

  • Virus
  • Bacterias
  • Parásitos
  • Déficit inmunitario
  • Toma de antibióticos

Descarga el pdf para seguir leyendo

ArchivoTamaño
La Flora Intestinal.pdf231.77 KB