El bienestar de músculos, huesos y articulaciones es clave para disfrutar de una óptima movilidad. Con los años nuestros tejidos pierden flexibilidad, los huesos se vuelven más frágiles, los músculos reducen su tono con la consiguiente pérdida de fuerza muscular y las articulaciones se desgastan, aumentando su rigidez. La dieta y el estilo de vida condicionan el ritmo con el cual envejecemos. Es posible actuar desde los primeros signos de alarma y antes de que nuestro cuerpo entre en una fase de desgaste crónico. El protocolo nutricional deberá ir enfocado a reponer los niveles de nutrientes que conforman músculos, huesos y articulaciones. Entre los componentes naturales más importantes se encuentran: la glucosamina, la condroitina, los minerales (azufre, calcio, magnesio, manganeso) y las vitaminas C y D. También la fitoterapia irá dirigida a optimizar la calidad de vida con plantas (cúrcuma, boswelia, harpagofito,…) que ayudaran en la recuperación de la movilidad y de la funcionalidad. Su combinación será sinónimo de sinergia y mayor eficacia de acción.
Showing 1 - 1 of 1 item
Showing 1 - 1 of 1 item