Bienestar digestivo con PNIE y cuidado digestivo con GI Natural®

Bienestar digestivo con PNIE y cuidado digestivo con GI Natural®

Con motivo de la salida del nuevo GI Natural en formato polvo, nuestra experta en nutrición y complementos alimenticios Marta Nogués, nos cuenta en este artículo los motivos principales de los desequilibrios digestivos y cómo detectarlos; además de los beneficios del famoso GI Natural que ahora sale a la venta también en un nuevo formato.

 

Las principales funciones del tracto gastrointestinal son la ingestión, la digestión, la absorción y

la excreción del contenido dietético. Pero desde una perspectiva más amplia e integradora el sistema digestivo se interrelaciona con el sistema inmunitario, sistema nervioso y sistema endocrino. Lo que ha dado lugar en los últimos años a la aparición de una nueva disciplina científica:

La psiconeuroinmunoendocrinología (PNIE).

 

Un tercio de la población mundial tiene algún tipo de síntoma digestivo, los más comunes son

hinchazón y estreñimiento, además curiosamente estos síntomas pueden ocurrir incluso sin anomalías

estructurales o funcionales. Lo que quizás no siempre tenemos en cuenta es que las problemáticas digestivas también conllevan desajustes a otros niveles y pueden deteriorar nuestro estado general de salud.

 

¿Qué factores pueden desequilibrar nuestra mucosa digestiva?

 

Por hacer un resumen de los principales causantes de desequilibrios digestivos: determinados alimentos especialmente los más procesados, la polución, unos elevados niveles de estrés, abuso del alcohol, medicamentos, agentes infecciosos, pueden dañar nuestra salud digestiva.

 

¿Cómo intuimos un desequilibrio en nuestra barrera mucosa y microbiota?

 

Podemos experimentar diferentes tipos de desajustes digestivos como malas digestiones, mayor producción de gases, pesadez, reflujo, cambios en el ritmo intestinal, e incluso una bajada de nuestras defensas.

 

La dieta es el factor más decisivo en el mantenimiento del bienestar digestivo y tiene la

ventaja que podemos modificarla convenientemente con estrategias muy sencillas. Por ejemplo numerosas publicaciones apuntan los beneficios de una alimentación rica en frutas y verduras, alimentos integrales y fibras. Sin olvidar el importante papel de la microbiota como uno de los principales pilares de mantenimiento de la salud.

 

El estudio de esta microbiota y su genética, lo que conocemos como microbioma ha centrado grandes proyectos de investigación a nivel internacional para poder satisfacer los diferentes desequilibrios que acontecen muy especialmente a nivel digestivo y poder mejorar el abordaje terapéutico de enfermedades digestivas. Porque son estos microbios que conviven con nosotros los que controlan muchas operaciones vitales y  a la vez los responsables de la síntesis de compuestos neuroactivos y nutricionales, de la modulación inmune y de la señalización inflamatoria.

 

Las alteraciones en la microbiota intestinal, la autoinmunidad, algunas lesiones neuronales y los procesos infecciosos tienen de denominador común un estado inflamatorio sistémico con tendencia a cronificarse. Por esta razón el control de la inflamación, especialmente de tipo crónico empezará por cuidar todos los factores nutricionales que están implicados en el bienestar digestivo.

 

Entre los nutrientes más destacados encontramos la L-glutamina, las enzimas digestivas, los probióticos, prebióticos y nutrientes antioxidantes:

 

>        La glutamina es un aminoácido que ayuda a mantener la integridad del intestino y permite el funcionamiento de la inmunidad no específica intestinal, favorece la conservación de la estructura de los enterocitos y colonocitos. Su déficit podría explicar la atrofia de las vellosidades y el aumento de permeabilidad intestinal favoreciendo así la entrada de bacterias no deseables y restos de proteínas y otras sustancias tóxicas al torrente sanguíneo.

 

>        Las deficiencias enzimáticas se traducen a grandes rasgos en alimentos sin digerir acompañados de procesos de fermentación y putrefacción, dando lugar a una gran variedad

de productos tóxicos como índoles, escatoles, y fenoles. Su cronicidad propiciará la aparición de dispepsias, flatulencias y diversas molestias digestivas y extradigestivas (piel, astenia, dolores musculares o articulares, reacciones alérgicas y sobrecargar los sistemas de eliminación de tóxicos del organismo).

 

>        Los beneficios de los probióticos en relación a las enfermedades del aparato digestivo y muy

especialmente las que se caracterizan por un estado de inflamación crónica de las mucosas

y disbiosis, abarcan: la reducción de bacterias patógenas, la modulación de la microbiota beneficiosa, la reducción en la fermentación bacteriana y la reducción de las bacterias patógenas inflamatorias. Los dos géneros más representativos de probióticos en los complementos alimenticios son Lactobacillus spp y Bifidobacterium spp. Pero también de forma más reciente el género Bacillus ha ido ganando importancia.

 

>        Los prebióticos sirven de alimento a la microbiota, suelen ser carbohidratos complejos que no son digeridos y que son parcialmente fermentados por nuestras bacterias. Esta fermentación da lugar a la producción de ácidos grasos de cadena corta como acetato, butirato y propionato. Siendo el butirato el combustible preferido de las células epiteliales, controlando su proliferación celular y diferenciación.

 

>        Los minerales actúan regulando los procesos digestivos. Por ejemplo el calcio, naturalmente alcalino, protege el exceso de ácido en el estómago, lo que proporciona un ambiente más adecuado a la vez que ayuda a reducir los síntomas de acidez estomacal y reflujo.

 

>        Y por último los antioxidantes. Quién nos iba a decir que podrían tener un papel crucial en el cuidado intestinal, ¿verdad?  Las vitaminas C y E, zinc y selenio combaten las tres clases específicas de radicales libres que afectan la digestión: el radical superóxido, hidroxilo y peróxido de hidrógeno, los cuales proliferan fuera de control en una mucosa digestiva comprometida.

 

 

Conscientes de la importancia de elegir productos naturales de calidad y eficacia garantizadas,

Los laboratorios de Nature's Plus han desarrollado la línea de complementos GI NATURAL, para un bienestar digestivo completo. Reforzados con calcio que contribuye al funcionamiento normal de las enzimas digestivas.

 

¿Cómo debo tomar el GI Natural para maximizar los beneficios digestivos?

 

GI NATURAL polvopautas más intensas con 4 g de L-glutamina por dosis.

GI NATURAL comprimidospautas de mantenimiento y acción 24h gracias a los comprimidos bifásicos de liberación en dos etapas.